Recursos

¿Cuáles son las malas prácticas laborales más comunes?

Las prácticas laborales negativas por parte de las empresas pueden afectar tanto su relación con los clientes como con los mismos empleados

Por Elisita Montoya

-

¿Cuáles son las malas prácticas laborales más comunes?

Al visitar las redes sociales, o incluso al conversar con alguien acerca de sus experiencias en algunas empresas, es común enterarse de prácticas laborales negativas dentro de algunas empresas que pueden reflejar un mal liderazgo por parte de las personas al mando, y pueden afectar de manera negativa las operaciones dentro de esta.

Si bien no existe una serie de reglas exactas acerca de cómo debería funcionar una empresa, es importante considerar aspectos básicos como la ética, la higiene y los valores que, de no practicarse correctamente pueden llegar a afectar el desempeño laboral de los trabajadores e incluso la relación de la compañía con sus clientes.

Con esto en mente, en MiTrabajo.News recopilamos algunas de las malas prácticas laborales más comunes en las empresas para estar alerta al momento de buscar empleo.

Falta de prestaciones

Si bien la Ley establece las prestaciones mínimas que toda empresa debe ofrecer a sus trabajadores, las cuales incluyen aguinaldo, vacaciones, prima vacacional y dominical, día de descanso semanal, licencia por maternidad y paternidad, entre otras; existen empresas que encuentran maneras de omitir algunas de estas mediante prácticas poco éticas, como el registrar a los empleados como auxiliares que solo ofrecen un servicio temporal y no como colaboradores, o bien, recortando sus horarios para que queden justo por debajo de lo que la Ley define como una jornada completa, disminuyendo también sus prestaciones.

Las malas prácticas laborales pueden ser un reflejo de una mala organización o dirección. Foto: Pixabay.

Rotación de turnos constante

Tener turnos rotativos para los empleados, si bien no es una práctica enteramente negativa, puede resultar perjudicial para aquellos colaboradores que tienen dos empleos o que trabajan y estudian a la vez, ya que puede dificultarles el mantener el equilibrio entre ambas actividades, y si esta práctica no se regula de manera eficiente, puede ocasionar renuncias constantes, afectando la reputación de la compañía.

Malas prácticas de higiene y seguridad

Especialmente durante la actual contingencia sanitaria derivada de la pandemia por el Covid-19, cuidar la higiene y la salud de los empleados y los clientes se ha vuelto especialmente necesario en las empresas, misma vez que se ha vuelto una manera de exponer a aquellas empresas o empleadores que no tienen interés real por cumplir con las medidas de sanidad establecidas para combatir esta enfermedad, con lo cual, a su vez, alza la pregunta de qué otras prácticas de higiene incumplen.

Mal servicio al cliente

La relación con los clientes es una de las más importantes que toda empresa debería tener en cuenta, ya que la experiencia que tengan los clientes con la compañía puede afectar de forma positiva o negativa la imagen de la empresa.

Si un cliente presenta una queja o busca ayuda por parte de la empresa para solucionar un problema relacionado con sus productos o servicios, y las políticas de la empresa están enfocadas a siempre favorecerla y nunca beneficiar al cliente, por ejemplo, no aceptando retornos bajo ninguna circunstancia, no ofreciendo ningún tipo de compensación por errores de la empresa o el producto, o simplemente haciendo caso omiso a los comentarios que reciben, es una prueba de la falta de compromiso del empleador con su base de clientes, lo que demuestra una falta de empatía y una visión enfocada únicamente al beneficio económico y no al bienestar de la comunidad y la confianza de los clientes.

Leer más: Entregar una carta de renuncia voluntaria ¿es recomendable?

Falta de confianza en los trabajadores

El que el empleador o los altos mandos de una empresa sientan la necesidad de vigilar a los empleados todo el tiempo, ya sea visitando su área de trabajo constantemente para asegurarse de que están cumpliendo su labor, o por medio de cámaras de vigilancia que monitorean constantemente, demuestra la falta de confianza de los empleadores en los colaboradores, al no creerlos capaces de cumplir con sus pendientes por su cuenta.

Esto, además de afectar negativamente la moral de los empleados, puede ocasionar disgusto en los colaboradores, al interpretarse como que no se confía en sus capacidades y su responsabilidad.

En esta nota

  • Prácticas laborales
  • Ética laboral
  • Covid-19

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre empleo, economía, leyes y tendencias laborales

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Recursos